LEGAL PROJECT MANAGEMENT

lpmTítulo original: Legal Project Management

Autores: Anna Marra

Editorial: Rasche, año 2012, 140 páginas

ISBN: 978-84-15560-06-7

Palabras clave: Proyectos, Metodología, PMP, Legal Project Management

Este libro aborda una tendencia que nace en USA, Canadá, Reino Unido y Australia y que se está extendiendo por el mundo, el Legal project Management (LPM), que, según la Wikipedia,  se define como la “aplicación de los conceptos de gestión de proyectos para el control y gestión de casos legales o asuntos“.

Su autora es Anna Marra, una abogada italiana, que también es Directora académica del Programa de Desarrollo “Legal Project Management”, organizado por IE Law School.

Vayamos pues a lo que nos cuenta el libro. Un primer detalle muy mejorable  es que no existe un índice del libro. Está dividido en dos partes: 1.- Hablamos de LPM y 2.- Aplicamos  el LPM.

Y hace una importante reflexión en la página 63, este libro solo pretende ser una introducción al LPM. Para profundizar en este tema se deben buscar otras fuentes.

Entrando en la parte 1.- “Hablamos de LPM”,  Anna Marra comenta que la situación de partida en el mundo de los bufetes es la de ser un sector caracterizado por cierto inmovilismo. Se trata de un sector que solo ha considerado superficialmente la necesidad de adaptarse al nuevo contexto social y económico. En resumidas cuentas, el sector legal se resiste al cambio. En este punto, el LPM puede ser una ventaja competitiva para los despachos que lo adopten.

La autora detalla las ventajas que pueden obtener los despachos de abogados del uso del LPM. Los bufetes de abogados que se benefician especialmente de la gestión de proyectos  son los que trabajan bajo acuerdos de honorarios alternativos tales como honorarios fijos o planos o con límites de coste.

Por otra parte, los clientes de bufetes que han adoptado el LPM se benefician de que la información es mas transparente (en especial los costes están más detallados) y que se reducen las incertidumbres propias de los servicios jurídicos  en cuanto a alcance, coste y ejecución.

Ventajas del LPM (fuente: programa de LPM de IE):

  • Alinea la práctica organizativa a la estrategia y cultura del despacho.
  • Permite prever costes y beneficios, aumentando la rentabilidad.mazo
  • Permite asignar los recursos necesarios atribuyendo responsabilidades y tareas.
  • Permite saber cuántos recursos estarán ocupados, cuándo y por cuánto tiempo.
  • Reduce o elimina el nivel de incertidumbre, a través de una correcta identificación de los riesgos.
  • Permite gestionar el cambio.
  • Mejora el proceso de control y seguimiento desde el inicio hasta el cierre del encargo.
  • Mejora la comunicación con el cliente generando más confianza y satisfacción.
  • Permite centrarse en las verdaderas necesidades del cliente y ofrecer la solución más
    apropiada.
  • Evita desperdicio de recursos.
  • Mejora el ambiente de trabajo

Dicho esto, la autora introduce en el libro las ideas básicas de la gestión de proyectos como es la triple restricción (tiempo, coste, calidad), las estructuras empresariales con las que debe contar la gestión  de proyectos, las áreas de conocimiento (alcance, tiempo, coste, riesgo, calidad, rrhh, comunicación, adquisiciones, integración).

Un detalle importante que remarca la autora es que por la misma naturaleza del trabajo que desempeña, el abogado no puede comprometerse a obtener un resultado determinado, (a diferencia de otros sectores como la construcción o la informática). Puede parecer que esto iría  en contra de abrir un acta de constitución del proyecto, pero no sería  un problema, le bastaría con actual con la “diligencia debida” en el desarrollo de su labor.

El segunda parte del libro “2.- Aplicamos el LPM”, se aplica la gestión de proyectos a un caso jurídico ficticio basado en dos sentencias del Tribunal Supremo: una empresa compra a otra un terreno afectado por residuos tóxicos y le reclama que abone los gastos de limpieza de los mismos. Desde que el cliente entra por la puerta del despacho, se busca enfocar los trabajos tal y como se realizarían gestionando el caso como un proyecto. Esta es quizás la parte más interesante del libro.

Como conclusión, el libro deja con ganas de conocer más sobre el LPM. Con la información que proporciona el libro un abogado puede hacerse una pequeña idea de lo que es la gestión de proyectos, pero es absolutamente insuficiente para aplicar el LPM a un despacho. Eso si, la autora ya avisó de que esto es una introducción al LPM.

Sospecho que el LPM va a ser una tendencia imparable en el mundo legal. Los clientes van a desear trabajar con bufetes que les proporcionen información sobre su caso, en un formato que ellos puedan entender.

Un ejemplo: el Departamento de Servicios Jurídicos de Telefónica España ya apuesta por el LPM.

Enlaces interesantes sobre LPM:

Comentarios

  1. Sara 15/03/2016 at 13:58

    Muy interesante

  2. Julia Llorente 22/05/2016 at 11:16

    Como recién licenciada este tema me interesa. ¿Existen salidas profesionales para el Legal Project Management?
    Saludos cordiales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Nombre *
Correo electrónico *
Web

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.